Bienvenidos al mundo de Martín Varbaro, artista plástico, skater, surfista, fanático del cine de horror, coleccionista compulsivo sin retorno de tablas de skate y tantas otras patologías que podrán ir descubriendo con el correr de estas páginas.

Martín Varbaro nació el 23 de agosto de 1976 en el hospital Castex de San Martín, Buenos Aires, realizó sus estudios primarios en el Holster Schule de Villa Ballester, lugar en donde aprendió alemán, quizás una señal del destino para lo que vendría muchos años después.

El arte siempre se respiró en la casa de los Varbaro, su padre Horacio fue tecladista de la banda Orions (ex Orions Beethoven) y un hábil artista plástico que llenaba sus tiempos libres frente a un bastidor. A los 8 años y con la bendición de su progenitor, Martín empezó su formación académica en la Escuela Bruvera, a pocas cuadras de su casa empezó a perfeccionar eso que hacía para parecerse cada vez más a su papá.

Una larga estadía en Alemania fue suficiente para sacar chapa de artista de tiempo completo, y aunque el arte no siempre le mostró su mejor cara, también es justo decir que el arte nunca tuvo en cuenta que se encontraría con la cara de Varbaro, un tipo emprendedor como pocos, quien con poco, muy poco, mucho o demasiado (esto último casi nunca), siempre supo que la única manera de llegar a vivir de su talento sería haciéndolo de la manera que indica el título de este libro; Volando Alto.

Cuadernos, bastidores, paredes, alcancías, motos, heladeras, auriculares, cascos, surfboards, skateboards, paredes, zapatillas, maniquíes y remeras, entre otros soportes, no han escapado a la impronta del protagonista de este libro.

Bienvenidos a Volando Alto, una síntesis basculante de imágenes y palabras sobre la obra de Martín Varbaro.